Plagiocefalia, el problema de ‘cabeza plana’ en bebés

Los primeros meses de vida de nuestro bebé son aquellos en que el pequeño es más débil. Un problema cada vez más conocido es el de la plagiocefalia, que afecta en los primeros meses de vida y podría llegar a tener consecuencias gravísimas. Te contamos en qué consiste y cómo podemos evitar esta anomalía que cada vez afecta a más bebés.

Plagiocefalía bebé duerme

Para entender el problema de la plagiocefalia, que también puede conocerse como la malformación de la cabeza plana, antes hemos de conocer lo que es el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Este tipo de enfermedad -que en Estados Unidos tiene una afectación de un bebé cada 2.000- provoca un fallecimiento inesperado del bebé mientras duerme, normalmente entre los primeros dos y los seis meses de vida.

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante tiene varias causas, como pueden ser la presencia de humo de tabaco mientras el bebé duerme o una mala alimentación, pero una de las principales es una mala posición del niño a la hora de dormir. Si se coloca bocabajo o en una postura muy fetal puede producirse el SMSL, así que desde los años 90 se ha promovido que los bebés siempre duerman boca arriba. Y esto precisamente ha provocado el auge de la plagiocefalia.

La plagiocefalia es una deformidad en el cráneo de los bebés que parte de una postura en concreto. Esto es debido a lo maleables que son los cráneos de los bebés. Tanto, que una misma posición durante mucho tiempo puede producir aplanamientos simétricos o no en la cabeza. Por este motivo, a este problema también se le conoce como “cabeza plana”.

Podemos definir entonces la plagiocefalia como una deformidad craneal en los bebés. Puede reconocerse como una forma de rombo en la cabeza, que se aplana en un lado a nivel occipital. Las causas son genéticas en muchos casos, pero cada vez más suelen resultar de comportamiento o ambientales. En estos casos, son variadas.

Plagiocefalia
La plagiocefalia es el caso más habitual de deformación del cráneo por una determinada postura. La escafocefalia se da en mayor frecuencia en los bebés prematuros, y la braquiocefalia si la cabeza está siempre sin giro alguno hacia la derecha o la izquierda.

La causa más común es por dormir desde el nacimiento en una posición invariable boca arriba y con el giro de la cabeza siempre al mismo lado. De esta forma, se aplica siempre la misma presión en la parte posterior del cráneo, que es muy moldeable en los recién nacidos y los niños en periodo de lactancia. ¿Cuándo es más importante saber los problemas que acarrea la plagiocefalia? Alrededor de los tres meses de edad, y la mejor solución es forzar al bebé a cambiar de postura el mayor número de ocasiones.

Se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

  • Si el niño es muy dormilón o tiene un tamaño muy grande para su edad. El peso influye en esta deformación y también muchos ratos en la cama.
  • Si el hijo es el primero suele darse con más frecuencia este problema por desconocimiento de los padres.
  • En niños más desatendidos por situaciones familiares o profesionales suele darse este problema.
  • Algunas situaciones prenatales también pueden haber influido.

En cualquier caso, la mayor causa es la posición en la que duerme el bebé. Para poder combatir la plagiocefalia se recomienda que prestemos mucha atención a la posición en que duerme nuestro bebé. Y también podemos optar por accesorios que mejoren la situación del bebé.

 

Colchones especiales para proteger al bebé contra la plagiocefalia

 

Trebol Sleep Care
Los colchones de Trébol Sleep Care protegen a nuestros bebés contra la plagiocefalia.

Para poder proteger a nuestro bebé contra la plagiocefalia existen los colchones para cunas de la marca Trébol Sleep Care, que protegen el cráneo de nuestros pequeños.

El diseño de estos colchones permite tanto la prevención de los factores exógenos que a veces se asocian al Síndrome de la Muerte Subita del Lactante como para ayudar a prevenir y corregir la plagiocefalia. Para ello, transmiten poca presión en los puntos de apoyo y ofrecen cambios constantes en dichos puntos, todo ello gracias al diseño del núcleo del colchón. Si nuestro hijo no cambia de postura, el colchón se adapta. Cuentan con la firmeza adecuada y además transmiten el mínimo de temperatura sin toxicidad alguna.

Es importante tomar conciencia tanto del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante como de la plagiocefalia, ya que en los primeros meses nuestro hijo es muy vulnerable, e incluso la cuna puede ser un lugar que origine complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *