Leche materna, ¿es mejor que la artificial o es solo un mito?

Un tema muy recurrente es si la leche materna es mejor o peor que la artificial. Hay defensores en ambos bandos y la cuestión no queda clara. Pero, ¿qué hay de realidad en todo ello?

leche materna

Se trata de una discusión más que habitual, ¿es realmente mejor la leche materna que las soluciones artificiales? Y se suele decir que sí, que las propiedades de una madre son mejores y que se trata de una mejor opción. Sin embargo, en este aspecto tendríamos que tener en cuenta primero de todo que la leche producida para bebés es totalmente saludable. ¿Cuál es mejor entonces?

La pregunta debería ser formulada de otra manera, y entender cuál de las dos pone más desventajas. Porque no podemos decir que la leche materna es mejor, simplemente hemos de comentar que es normal y que no aporta ventaja alguna. Es la leche artificial la que sí tiene alguna desventaja.

En el pasado, todas las madres daban pecho hasta que acababa la lactancia. Pero en el siglo XX aparecieron las leches de fórmula y empezó a popularizarse la idea de que la leche artificial es mejor, por lo que la lactancia natural quedaba relegada a unos simples tres meses. Hoy en día se sabe que eso es erróneo; la mejor leche para el bebé es la materna.

El principal argumento en favor de la leche materna es que se adapta perfectamente al bebé. Durante el embarazo, el niño recibió las defensas de la madre y también una flora bacteriana. Si el parto fue natural, dicha flora interna aún es mayor. Y la manera de seguir recibiendo la misma flora es, obviamente, alimentándose con la leche de mamá.

 

¿Qué es la leche artificial?

 

leche materna

Más conocida como preparado para lactantes, es leche de vaca modificada para que el bebé pueda tomarla sin problema alguno. A nivel alimenticio, es lo mismo. ¿Qué problema tiene? Que las defensas que el bebé podría obtener de su madre no las recibe a través del producto elaborado.

Es por eso que la Asociación Española de Pediatría recomienda que, siempre que sea posible, se alimente al bebé con leche materna. Es más, la organización explica que con leche artificial es posible que se desarrollen las enfermedades más fácilmente o que el sistema inmunológico tarde más en desarrollarse, debido a esa falta de nutrientes.

La leche artificial, por supuesto, tiene también su función y es muy importante. Muchas madres no pueden dar pecho a sus bebés, así que es en ese caso cuando los preparados para la lactancia entran en juego. Gracias a ellos, podemos ofrecer leche de calidad y alimento a nuestros hijos. Pero, siempre que se pueda dar leche materna, es muy importante reclamar que la lactancia sea natural.

Por supuesto, esto también tiene una buena parte cultural. Mucha gente aún tuerce el gesto ante la imagen de una madre alimentando a su bebé, lo que no debería ser así. Los pediatras reclaman que, entre todos, logremos que se normalice mucho más la situación y que exista una gran concienciación en favor de la lactancia natural, que hoy en día sin duda está cada vez más en la actualidad.

 

¿Cómo favorecer la lactancia natural?

 

lactancia

Para la producción de leche materna, es importante tener en cuenta la dieta de la madre. Al fin y al cabo, si queremos evitar el consumo de leche artificial lo mejor es utilizar extractores de leche y almacenarla para esos momentos en que la madre no esté cerca del bebé.

Para producir leche de manera natural y con mayor efectividad, lo más importante es controlar la dieta. La avena, las chufas, la levadura nutricional o la cebada favorecen la generación de leche, mientras que las grasas, la comida frita, la carne roja o los quesos curados son muy negativos. El alcohol ha de limitarse y restringirse cuando se da el pecho. Pero la leche materna sigue siendo la mejor opción para alimentar a nuestros bebés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *