Chupete más allá de los dos años de edad, ¿sí o no?

El chupete es uno de nuestros grandes aliados en la paternidad y uno de los accesorios imprescindibles para nuestro bebé. De bebé le encantará y servirá para calmarle en más de una ocasión. Sin embargo, ¿hasta cuándo ha de usar nuestro hijo un chupete? ¿Hasta los dos años o incluso más?

chupete dos años

Nadie duda que el chupete es un accesorio imprescindible para todo bebé. Desde que nuestro pequeño ha nacido que tendrá este pequeño aparato para succionar en la boca. Es importante saber qué tipo de chupete escoger, pero igualmente es básico saber que llegará un día en que el pequeño tendrá que dejar de usarlo. Y eso es una pena, porque es un gran consuelo para los más diminutos de la casa.

Existe un consenso generalizado de las acciones que deberá abandonar nuestro hijo a los dos años, y todas tienen que ver con la succión. El chupete es una de ellas, pero también lo es el biberón. Incluso se indica que los niños han de dejar de chuparse el dedo a partir de esos dos años. Sin embargo, ¿por qué a los dos años es importante dejar de usar chupete?

La succión es algo muy natural en los niños. Desde que nacen hasta que tienen un par de años o tres succionan, es algo genético, y todos los pequeños buscan una manera de suplir dicha necesidad. Puede ser con el pecho de la madre, con el dedo o con el chupete. Y precisamente este último es clave para el desarrollo del niño, porque le consolará. En realidad, tiene un gran efecto calmante.

Chupetes
Chupete de silicona Mum. Para niños de cero a dos meses de edad. Ideal para recién nacidos.

Sin que nosotros hagamos nada, nuestro hijo dejará de succionar de forma totalmente natural cuando ya no tenga necesidad, seguramente entre los 24 y los 36 meses. Ese es el motivo por el que se dice que el chupete ha de retirarse cuando se cumplen los dos años.

Pero, ¿qué pasa con los niños que quieren seguir usándolo más allá de los dos o tres años? Pues, pese a lo que pueda parecer, es algo también sumamente normal. Y es que cada niño es un mundo y unos necesitan succionar más tiempo y otros menos.

Más que por la edad a la que quiera dejar el chupete, deberíamos preocuparnos si existe algún problema. Si nuestro hijo solo usa el chupete para conciliar mejor el sueño o para evitar el estrés, entonces no es un problema. El problema viene dado en situaciones de otro tipo:

  • Si en lugar de usarlo menos, lo usa más con el paso del tiempo.
  • Lo utiliza de manera insistente, no puede salir sin él.
  • Se irrita si no tiene el chupete.

Dichos casos sí que son más serios y entonces los padres deberían preguntar a un profesional, que seguramente recomiende la prohibición del chupete.

Lo que es importante saber es que si nuestro hijo usa chupete hasta los tres años de edad no tendrá problema alguno en la configuración de sus dientes, como muchos padres temen. En cambio, chuparse el dedo sí que puede acarrear algún problema a dichas edades.

 

¿Cómo animar a nuestro hijo a dejar de usar el chupete?

 

Dejar de usar el chupete

Como hemos dicho, los niños dejan de usar el chupete de forma progresiva y natural. Pero si le cuesta un poco a nuestro hijo, siempre podemos darle una ayuda para ello:

  • Lo más eficaz es sustituir el uso del chupete por otro accesorio. El mejor consuelo suele ser un juguete, en este caso los peluches o muñecos funcionan a la perfección. Y chupete y complemento pueden convivir durante un tiempo sin problema hasta que se olvide de succionar.
  • Es importante no poner el chupete a mano, sino que lo guardamos y se lo damos solo cuando lo pida. No ha de estar colgado del cuello ni a la vista.
  • Si vemos que suele estar estresado o aburrido cuando lo pide, lo mejor es hacer algo para evitar ese momento. Jugar con él es siempre la mejor opción.

El chupete es un consuelo, así que si le damos alternativas lo dejará de manera tranquila y saludable. Hay que dárselo si lo sigue pidiendo, por supuesto, pero poco a poco ha de abandonarlo. Sin embargo, no es un problema que use el chupete más allá de los dos años de edad. Siempre y cuando la progresión sea hacia abandonar su compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *